Closer: El teatro del desamor

Closer
Alguien dijo alguna vez que las partes que uno más recuerda de los amores son los inicios y los finales. “Closer” (cegados por la pasión) transcurre en medio de elipsis que dejan a un lado toda la parafernalia del amor, lo que importa en ella son los procesos de desamor que se suceden entre dos parejas quienes a lo largo del tiempo se quieren, se traicionan, se dejan y luego se vuelven a querer en un todos contra todos que a ratos parece inverosímil pero que desnuda con absoluta sinceridad lo que podemos llegar a hacer por amor o deseo ( aquí es casi lo mismo).

Vale la pena la película, sin recursos cinematográficos grandiosos puesto que son los diálogos lo que la sostienen, además está basada en una obra de teatro. de modo que “sexo oral” hay bastante, es decir no se ve una sola escena de sexo, tan solo se habla de aquello que la pareja del traicionado hizo con el otro, con una crudeza, morbo enfermizo y hasta con humor que a ratos uno se pregunta si estamos viendo un drama o una comedia amorosa. La canción “¿y como es él?” de Perales se queda corta ante las preguntas de en “¿En qué posición te cogiò?, ¿Te sentaste encima?, ¿Te acabó en la cara…?”.

Si guardan algo que han hecho y no han confesado, ni vayan, tampoco si acaban de dejarlos por alguien o viceversa. Después de todo la verdad es un juego que siempre debe ser ganado . La verdad es otra protagonista de la película, aquí nadie descubre nada, te lo dicen “me acosté con una puta, vas a dejarme?” “me llevo acostando un año “con el otro….” “acabo de decidir que ya no te amo..” Quizás es la parte menos creìble de la cinta pero mas de uno se sentirá identificado con las intensas escenas de desamor que las revelaciones producen. Nadie sale bien librado. Corrupción del alma, instinto bajo puro, el amor puesto en una tabla de ajedrez.

Una gran tragicomedia romántica para adultos que me ha hecho sentir más tranquilo porque no importa que seas médico, stripper, escritor, fotógrafo, todos en algún momento llegamos a las bajezas más insólitas en nombre de esa palabra de cuatro letras que ni el mismo Robert Barthes (uno de los pilares de la semiótica y crìtico literario) se atreve a definir en su libro “fragmentos de un discurso amoroso”:

¿Qué pienso del amor? – En resumen no pienso nada. Quiero saber lo que es, pero estando dentro lo veo en existencia, no en esencia. Ciertamente se me permite la reflexión, pero como esta reflexión es inmediatamente retomada en la repetición de las imágenes, no deriva jamás en reflexividad: excluido de la lógica, no puedo pretender pensar bien: estoy en el mal lugar del amor, que es su lugar deslumbrante.”

Anuncios

~ por gayecuador en marzo 16, 2005.

Una respuesta to “Closer: El teatro del desamor”

  1. Y el amor no es nada màs que parafernalias consecuentes dentro de la inconsecuencia humana.
    y me dejaste anonadada, estuve pensando en tus palabras…ciertamente el amor, es màs que palabras bellas si lo vemos por fuera de todo…y es como que te consume y te envuelve en recuerdos escritos por tus anhelos..
    “(…) te divierto pero te aburro…. ¿ me amaste? (…) vas a extrañarme! , nadie te va a querer tanto como yo, el amor no basta (…) preparame una taza de té ? ” ( …y se va )

    Somos el recuerdo de amores que nunca tendremos y en nuesta piel se escribiràn las amargan làgrimas que nos tocaràn dividirnos el alma al momento de existir por escencia…. y el amor, el amor es simplemente algo que no describirè jamàs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: