Evangelio segurn “San Fher”

Convencido una vez más por el llamado de la luz blanca que provenía desde la ventana de su habitación, el joven predicador cibernético encendió su computador. Esta vez se inspiró y con su precaria ortografía escribió cinco páginas de su vida y en especial de sus excesos carnales con otros más jóvenes que él . Lo publicó en un foro para gays y luego ingresó a la sala de chat. El muchacho que contactó esa noche era fino, delicado y solía usar por lo general el nickname e_manuelle. Horas más tarde disfrutó con él de manera especial el juego íntimo hasta convertirlo casi en una execración: La lengua repasando de arriba hacia abajo desde el ombligo hasta el escroto del adolescente y de derecha a izquierda recorriendo su cintura endemoniada. “Tú sí sabes lo que haces” le repetía el muchachito , amarrado de brazos abiertos a la cama pero pletórico del placer que le producía la carne de su amante casual. Esa misma noche alcanzaron juntos el paraíso del placer. En el paroxismo final, fher el predicador, sintió que la luz blanca parecía ahora rodar por su garganta y el polvo blanco de hace pocas horas le arenaba los ojos. El muchachito también tuvo sus estertores de placer pero casi de inmediato tuvo que salir corriendo despavorido cuando empezó a escuchar que su compañero de noche emitía unos sonidos que parecían ser de una lengua extraña. Una vez solo, no tardo mucho en apaciguarse y se dio cuenta que se le hacía tarde, y debía cambiarse para reunirse con sus amigos en la discoteca de homosexuales y aunque aún tenía los ojos mitigados por la luz blanca, regresó al computador. El muchachito con quien empezó la conversación en el chat se hacía llamar Chris, anotó su teléfono y prometió llamarlo en cuanto pueda. Se durmió durante una hora y soñó que moría una y otra vez por el simple placer que le producía el resucitar. Cuando despertó se dedicó a completar apuradamente la segunda parte de su testimonio de esperanza, dirigido con especial afecto a todos sus imaginarios e inconversos lectores con quienes añora compartir la buena nueva de cómo, según él, encontró la salvación y se apartó del camino del mal. Luego, aunque llovía copiosamente, se fue a la disco y en el camino llamó a Chris para concretar la cita al día siguiente.

(Basado e inspirado en la realidad de fher, el pseudo predicador que deja mensajes de salvación en el foro de gayecuador)

~ por gayecuador en noviembre 12, 2005.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s