Algo se me fue con Mayo

Por no decir mucho, y aunque el título de esta entrada lo haya elegido deliberadamente en base de una de las canciones más emotivas de la españolísima que falleció en el último día del mes, lo que se me quedaron en el escritorio fueron algunas reflexiones referentes principalmente a cosas que leí o disfruté en el cine. “Hay tiempo para todo..” reza una frase del Eclesiastés, y así como hace dos años el cine , con la película “La pasión” le puso una alfombra roja a la Iglesia que llegó a afirmar que era la herramienta de evangelización más importante en cientos de años, ahora se rasgaron las vestiduras (tan finas, elegantes y costosas por cierto) con la película “El Código Da Vinci”. Aunque el tema ha sido analizado hasta el hartazgo, luego de haber leído la novela hace más de dos años y haber visto la película hace pocos días ,no puedo dejar de sacar unas breves conclusiones sobre este fenómeno mundial. -Vivimos en la era del “homo videns”. Si no estas en una pantalla no estás en nada, sea esta de computadora o la pantalla de cine. Pero, por muy dos horas y veinte minutos que dure la película, no puede equipararse al placer que producen los miles de líneas de texto de un libro. No obstante la adaptación fue casi exacta lo cual no debe sorprender mucho porque cuando uno lee el libro llega a tener la sensación que lo que tiene enfrente es un guión cinematográfico. – Creo que mucha gente, creyente o no, debe haberse hecho la pregunta al salir del Cine: ¿Y por esto la Iglesia se ha sentido tan ofendida? Obviamente nunca lo van a decir. El tema de la Magdalena como la “nuera de Dios” es lo de menos. El temor que siente la Iglesia son los detalles adicionales (es contundentela frase que Leigh Teabing menciona en la película: “Las escrituras no vinieron vía Fax directamente desde el cielo“) que puedan despertar en los espectadores un interés por leer más de lo que la historia registra del Cristianismo. – Hace dos años se conmovieron con la película de Mel Gibson y se regocijaron enormemente porque por fin alguien mostró con crudeza el sufrimiento del Dios hecho hombre, ahora ¿Por que se enojan tanto que alguien esté insinuando a través de una obra de ficción –basada en hechos históricos reales – que el hombre también haya sentido la experiencia del amor y la unión física? ¿Por qué solamente la sangre De Jesús puede ser venerada y supuestamente recogida en un manto sagrado y no el semen del hijo de Dios puede haber germinado en la tierra? Es descabellado y ofensivo sugerir que Jesús era humano en toda su dimensión? Para la iglesia sí, porque le tocan un tema que les incomoda desde hace siglos: El sexo. El segundo comentario que se me quedó el mes pasado fue acerca de algo local. El sábado 27 de mayo, apareció un editorial en el diario “El Universo”, escrito por Xavier Flores y titulado “¿Por qué no marchan?”. No se refería a los jubilados ni a los campesinos ni a los perjudicados del caso Cabrera. No, Flores se refería a los homosexuales en Guayaquil y la pregunta del título parecía una forma de arenga o reproche a la comunidad gay que permanece inerte pero suda (ya sea en disco, bar o sauna) todos los fines de semana en los cada vez mejor equipados establecimientos de diversión. Pero no era tal. Le preguntaba indirectamente a la administración municipal el motivo por el cual negaba este derecho y en ciertos casos conculcaba otros: “Este último escenario, por cierto, no debería acontecer en razón de que no existe fundamento jurídico alguno para que la respuesta a la pregunta que intitula esta página sea negativa. No debería serlo, además, para cumplir con el lema de Guayaquil, “Más Ciudad”, porque solo existe esta de verdad en la medida en que exista también “Más Ciudadanía”. Y el sentido de este término, en los tiempos que corren, no es otro sino la tolerancia a los diferentes y la inclusión de los excluidos. En el caso concreto, el respeto y soporte a la decisión de la comunidad Glbtt de marchar este 28 de junio…..Leer aquí el artículo completo” En un país en vías de desarrollo como el nuestro -pero maquillado exuberantemente en especial en nuestra urbe – donde los temas que nos agobian principalmente son la supervivencia económica, la delincuencia, la inestabilidad política y para estar a la moda con las siglas: TLC, OXY, TRI, el tema de los gays queda relegado en los últimos planos. Pero no sólo es relegado desde arriba, cosa que asumo porque no es homosexual , Xavier Flores no abordó en su artículo: es relegado por nosotros mismos. El día que Jaime Nebot o cualquier otro alcalde apruebe una marcha gay o incluso que la promueva, no será el inicio de las libertades, será el final de nuestras excusas porque no veremos a más de un puñado de nosotros diciendo aquí estamos. Después de todo, el miedo es nuestro mayor opresor.

~ por gayecuador en junio 4, 2006.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: