Reflexiones con Paul

presos.jpg Esto lo he sacado del baúl de los recuerdos. Es una entrevista que realicé junto a un amigo en el año 2002 y nunca fue publicada. La edité y al final sentí que le faltaba algo, creo que me pareció algo densa en ese entonces pero sobre todo me frustró el no poder poner el verdadero nombre y fotos de este brillante profesional. Ahora la transcribo completamente:

Depresiones, sufrimientos, no aceptación, fracasos amorosos, promiscuidad, crisis religiosas, los roles sexuales, etc. Son algunas de las preguntas que llegan con frecuencia al consultorio. Paúl, un reconocido Doctor del medio, mediante una entrevista, nos da cierta luz en estos temas:

A sus casi cuarenta años y después de su tercera relación no fracasada, sino terminada, como el mismo aclara, él no se siente derrumbado aunque afirma que la depresión luego del abandono es muy grande y cada vez mayor a medida que pasan los años: “Es una verdad completa que uno solamente busca el sentido trascendente y espiritual de la vida cuando está derrumbado. La luz de Dios solo te puede iluminar cuando estás resquebrajado. En todos los textos que se habla de eso citan al evangelio en ese sentido, lo que pasa es que todas las interpretaciones arcaicas, enmohecidas a través de los años y manipuladas con el objeto de tener poder sobre la gente han cambiado el verdadero significado de las escrituras

La característica preponderancia de su mente lo llevó a romper su parte espiritual a los dieciocho años debido a “la raíz de nuestra educación católica y en la forma en que a nosotros nos lavan el cerebro, uno piensa que el gay está condenado a los infiernos y que no forma parte del plan divino”.

Era la época donde se convenció mediante sus investigaciones de tipo biológico, fisiológico y psicológico de que la orientación sexual no es algo que se pueda escoger ni tampoco algo que se pueda cambiar. “En todo caso, me volví un negador de la parte espiritual y ante esta última crisis, he vuelto a revivir esa parte y pienso que ese es el secreto de la recuperación”. A pesar de lo difícil que lo veamos, existe alguien para cada cual, lo que pasa es que tenemos el casete que nos ha impuesto la sociedad de que todo es para siempre y no es verdad porque ese es el amor pequeño, el amor entre dos personas, sean de cualquier sexo.”

Sostiene que no es el amor gay que muchas veces fracasa, sino que la mayoría de los amores humanos fracasan porque lo que hay es el apego terrible a las cosas y a las personas lo que trae el sufrimiento cuando ya no están y además nadie nos da la paz mental porque esa es una conquista que la podemos realizar solos y encontrándola es lo que se llama encontrar a Dios.

Rompiendo el círculo de “vivir para ser gay”

Los gays han atravesado la historia de la humanidad y si existen es porque Dios también los puso ahí y es por algo”, reflexiona, al tiempo que afirma que la gran equivocación de la mayoría de los gays, es que nos pasamos la vida intentando probar la cuestión homosexual en lugar de solamente tenerla como un detalle en nuestras vidas: “La gente desperdicia los mejores años de su vida, tal vez por rebeldía, solo tomando en cuenta ese aspecto de tu vida.” Los enormes vacíos que siempre le quedaban después de las rupturas amorosas lo llevaron a meditar y decidir detener el círculo vicioso: “No debemos reemplazar a nadie, sino obtener la paz mental y tranquilidad por uno mismo porque volver a comenzar otra historia para que de nuevo termine y que cueste otra vez recuperarse, es un error que nuestra inteligencia no nos debe permitir”.


¿Entonces hacia donde debemos orientarnos?

La gente pasa el tiempo tratando de afirmarse, negarse o ser aceptado o no siendo gay y eso debe tener un papel secundario. El aceptarse es lo importante porque solamente es una variante sexual y además no es cierto que tengamos menos posibilidades que los heterosexuales. El problema es el esquema mental nuestro al pensar que el amor humano es para siempre, y la verdad es que siempre va a acabarse. Existe la gran falta fundamental de pensar que el otro te vaya a dar todos los espacios y hay un espacio que solo lo llenas tú o la búsqueda de la conciencia interna, es decir lo que existe en ti que trasciende todo, la concepción de que tú eres eterno y que no debes temerle a la muerte siquiera. En realidad la búsqueda de la pareja es una manera de afirmarse y a tu pareja no la puedes tomar como un elemento que te ayude mejorar espiritualmente porque muchas veces tu pareja es inconsciente pero si tú te vuelves consciente en el momento de la disputa, la ira, los celos, tú estarás ganando la partida para ti.”

Ponemos en la mesa el tema de las relaciones adictivas y nos preguntamos como convertirlas a relaciones iluminadas. Paúl responde:


Eso sucede cuando se comprende y aprende a que el otro no es una propiedad tuya y viceversa sino que son seres completos. No esperar ni cambiar al otro ni esperar que el otro te llene, debes ser completo por ti mismo y esa es la falla de casi todas las parejas: esperar que el otro te llene los vacíos. Es fácil decirlo pero la cuestión es el despertar de la conciencia, que estés consciente que la frustración, rabia, ira, celos, la tristeza es por ti, no es por la otra persona. Tú sientes esta negatividad cuando percibes que tu ego no te está dando lo que tu quieres y que generalmente solo te lo puedes dar tú mismo.”


Pero si mi pareja no toma conciencia de todo esto, tal vez sirva de poco o nada para la relación.

Muchas veces la pareja se transforma en eso. Si tú estas mas consciente en cada momento, las iras, peleas van a disminuir, la otra persona ante la presencia de tu iluminación va a cambiar de actitud, y si no cambia se va a terminar pero tú no vas a sufrir. Aunque sea difícil, no hay que tener apego porque todo acaba, asi dure veinte años.

¿Los roles influyen en las relaciones?

Eso es relativo. En mi caso he visto que muchas veces el miedo a perder a la pareja hace que uno asuma ciertos roles, por ejemplo si es que la relación es perfecta a nivel sentimental.


¿Y qué hay de la promiscuidad?

Todas las actitudes compulsivas que tenemos los seres humanos, puede ser droga, sexo, necesidad de ganar dinero, vestir bien, de poder y dominación, es la necesidad de llenar los vacíos y todo se basa en eso: en tu vacío espiritual, es decir de la conciencia de que vives el momento. Cuando me refiero al vacío espiritual hablo sobre la conciencia de que vives el momento porque eres como las plantas, es decir tienes que sentir que eres eterno y que todas las formas, sean forma de hombre, planta, halcón, todo es pasajero en la vida, en el mundo de las formas y eso es lo que no aceptamos. Las relaciones que uno tiene a veces son relaciones excelentes pero se terminan y lo que nos hace infeliz es no aceptar que las cosas en el mundo de las formas terminan.

El homosexual es por eso a veces muy promiscuo, hay tantos vacíos producto de la negación de su parte espiritual. Hay que tener aceptación de que uno es parte del plan divino y del plan de Dios y no estoy condenado a los infiernos por ser gay, eso nos ayuda a ver la vida de un modo diferente y disfrutarla en vez de ir creando el cuerpo del dolor.

Esta compulsión es como todas las demás compulsiones, así como ves a la cantidad de heterosexuales que se drogan o beben siempre y están casados, y muchos tienen dos o tres mujeres: también son compulsivos sexuales, lo que pasa es que no se nota más que nosotros porque no tenemos una relación etiquetada como estable que nos escude y además porque ellos sí creen que están dentro del plan de Dios por tener mujer e hijos y a nosotros nos cuesta aceptar que también somos hijos de Dios.

Lo básico es que debemos aceptar que en el mundo de las formas todo termina, ese es el secreto y en cambio lo vemos como fracasos, también pasa en las relaciones heterosexuales pero tienen la ventaja de los hijos que rompen el ego, y mientras haya más cosas que nos rompan el ego y nos hagan menos egoístas, mas entra la luz de Dios.

El gay está condicionado a mantenerse bello y a alimentar su ego y vanidad constantemente porque cree que solo así valdrá la pena. Encima tenemos la carencia de hijos y no hay quien nos rompa el ego tan fácilmente. Siempre escuchamos “Los hombres cambian cuando tienen un hijo” pero no es el hijo quien los cambia sino el hecho de que se hacen menos egoístas y ya lo piensan dos veces antes de cometer un error.

~ por gayecuador en marzo 18, 2007.

3 comentarios to “Reflexiones con Paul”

  1. Que bien creo que por primera vez he leído un reportaje con el que me he sentido tan identificado y me alegra ver como alguien más ha puesto algo que he pensado durante mucho tiempo y que lo he tenido guardado. Buen reportaje, EXCELENTE ¡¡¡ diría yo ¡¡¡

  2. Hola, recien entro a gayecuador.com de que manera se publicitan ustedes? yo soy lesbiana hace dos años y no tenia idea… te juro que necesito mas informacion! gracias por este espacio, rompe tabues y estereotipos, ya que ser gay no es solo la farra, la promiscuidad o el sida… es todo un mundo de ideas, de rebelion positiva, de inteligencia… gracias por todo

  3. como siempre este blogs me ayuda mucho en mi crecimiento esperitual, personal y de pareja,.. felicitaciones..,, un abrazo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: